marzo 13, 2010

Estrelladores de cortinas

La mayoría de los estrelladores de cortinas son requeridos por señoras sensibles. Señoras incapaces de arrojar un plato, un celular o un cuchillo contra las ventanas, hartas de las presiones y los engaños.

Mucho fue su trabajo, allá por el dos mil y pico, cuando los contrataban para arrojar cascotes contra las cortinas metálicas de los bancos usureros.

Este oficio milenario, debe sus orígenes a la creatividad de los jóvenes románticos que llamaban al balcón de su amada lanzando piedritas en las ventanas. Se perfeccionó cuando la joven amada estrellaba los almohadones en las cortinas del balcón al enterarse que su padre la había comprometido con un primo lejano.

Yo elegí esta profesión, incitada por mi analista. Cada vez que uno de mis hijos se lleva una materia, cuando el cajero me traga la tarjeta y particularmente cuando me interrumpen la escritura, como en este preciso instante, y sublimo el impulso irrefrenable de estrellar la computadora contra las cortinas y miro la agenda donde apunté los turnos de estrallador de cortinas para esta noche.


Publicado en Amores, Humores, Horrores . Micros para viajar a dónde quieras.

2 comentarios:

Sebastian Barrasa (El Zaiper) dijo...

Es hermoso leerlo aquí

y también en el libro!!!

Matías dijo...

Siempre llevamos un estrellador dentro pronto para salir a la luz. No hagamos ruido a ver si todavía sale.

Saludos