febrero 06, 2010

El horizonte es tan azul que me inclino hacia él.

La orilla del cielo se deja contemplar y me susurra.

Algunos animales me siguen.

El camino roto por

la grava más gris en donde crece el espinillo.

No hay comentarios: