enero 06, 2010

Carta a un amigo imaginario

Está bueno jugar a tener alguien del otro lado en alguna parte, un otro yo. Porque es casi como hablar con un amigo imaginario o con uno mismo.
En fin, juego a imaginarte en familia o con amigos; feliz en algún proyecto creativo...
Yo acá estoy, empezando el 2010. Me gusta como suena 20-10. Bastante terrenal ando, para mi gusto. Y con los pies plantados no puedo escribir.
Y odio eso. Así que, como te diría: ando un poco seca por dentro.
Con bastante tierra y las alas plegadas.
Extraño volar.
Extraño soñar.
Por eso te escribo para ver si se me suelta la mano.
Te digo que la vida en la tierra no está nada mal. Se tienen hijos bellos como soles. Se tiene un marido adorado y unos amigos maravillosos. Se tienen libros, y mar y noches de luna.
También dejé en el ropero una novela sin terminar y todavía tengo colgada del perchero la decisión de asumirme escritora. Me quiero volver escritora. Viste como la mujer maravilla que giraba, así me gustaría hacer. Seré algún día escritora o quedará pendiente como tantos otros asuntos.
En fin, te mando beso y espero saber de vos.
nati

2 comentarios:

NIA dijo...

lo llevás en la sangre y en el alma toda.... amiga querida...! que no te queden dudas....
te extraño as always!

Matías dijo...

Me encantan tus escritos.