octubre 25, 2008

Parpadeo lunar

El olor ilumina el papel. Blanco sobre incienso.

El silencio ilumina el ojo sobre la ventana.

Ojo amarillo parpadea hojas en el vidrio frío.

Sus pestañas se mueven con la brisa nocturna y distraen el andar.


Freno. Respiro. Camino a tientas.

Vos no estás. Por primera vez en miles de instantes no estás.


El ojo enciende una escalera para mí.

Escalera hacia arriba.

Mis pasos torpes insisten en bajar.

El ojo se cierra.

Enciendo la luz y ya no puedo caminar.

Sin la penumbra del ojo no puedo avanzar.

4 comentarios:

Enredada dijo...

Es que aveces no podemos ver, no con los ojos abiertos ni cerrados...
me encantó tu poema...
miles de besos

Diego M dijo...

Poemas como el tuyo me hacen replantear mi nula relación con el género.
Muy bueno!

nati dijo...

Mi terapauta se quiere matar: con tu comentario ahorré 7 años de terapia.
No puedo creer que un escritor tan talentoso como vos se fije en mi mundana poesía.

Nia dijo...

no, Nati, no seas humilde..., sos muuuuy buena con la escritura, busques donde busques la inspiración!
te quiero amiga.