octubre 31, 2008

La boda

Faltaban quince días, pero las circunstancias obligaron a adelantar la fecha: el casamiento se celebra hoy.
Los novios viajaron ayer a San Antonio de Areco para ultimar los detalles en la estancia donde se programó la fiesta.
Había planeado con mucha anticipación la ropa que llevaría. Se decidió por un vestido de gasa verde y la capelina color malva como el chal. Aunque esta noche usaría el traje sastre gris oscuro. Se entretuvo más de lo debido sujetando sus rulos en el baño. Llegó tarde. Antes había robado de la heladera un feta de jamón crudo y no olvidó soplar las velas del candelabro de la mesita baja del living.
Consiguió lugar para estacionar más pronto de lo esperado. Aprovechó para retocarse el rimel. Prefirió dejar los labios sin color. Llegó justo a tiempo para el comienzo de la ceremonia.
Crisantemos blancos coronan la entrada. La gente agolpada en la puerta le impide el paso. El sacerdote se acerca y la ayuda a entrar. En la sala una cinta púrpura envuelve el cirio que alumbra los rostros de los novios.
El sacramento llega a su fin. Ambos cajones se cierran. Un olor ácido se escapa de entre las hendijas y se le instala en la piel.
Vuelve a casa. Evita encender las velas. Hecha a la basura el jamón crudo y la carne de la heladera.

4 comentarios:

Sebastian "Zaiper" Barrasa dijo...

Che, perdón que te escriba por acá pero creo que no te están llegando los mails (el de cruza general está rebotando!)

Da señales de vida!

Venís el domingo?

Qué bueno que hayas publciado este texto (a mi me gusta mucho). Con los retauches quedó genial!

nati dijo...

A propósito: gracias por los retuches.
Cambió el final. Aunque a mí al principio no me convencía.

Nia dijo...

muy buenisimo amiga....

Anónimo dijo...

me impresiona como jugas con el tiempo. Excelente cuento, le diste una extension increible a algo que podria haber necesitado de mas palabras , y sin embargo en él dejas todo expresado. te felicito
adriana r.