mayo 27, 2008

Tiro al blanco

Metálico y distante se acerca veloz hacia la cabeza. Gira sobre sí mismo. La punta afilada brilla como la sonrisa del enemigo.
Se frena, enfoca y clava. Corta los pelos, raja la piel. La sangre tibia lo alimenta.
Voraz como la lengua de una serpiente repta entre los pensamientos. Se hunde Escarba. Saca de abajo los más viejos y olvidados. Los envuelve con los nuevos. La sangre los une. El filo despiadado los secciona y los pobres pensamientos escapan como colas de lagartijas.
Buscan la superficie. Llegan al agujero. Saltan. Bajan por la cabeza y le manchan la camisa nueva.

3 comentarios:

josé dijo...

Que más quisiera sacar los viejos pensamientos para ayuntarlos a los de hoy, quizás se rechacen quizás se tornen una misma masa, pero que nada sea con sangre Nati.

josé dijo...

Que más quisiera sacar los viejos pensamientos para ayuntarlos a los de hoy, quizás se rechacen quizás se tornen una misma masa, pero que nada sea con sangre Nati.

josé dijo...

Perdón por errar atolondradamente, demoraba en salir el comentario y pulsé de nuevo, pero no importa, el texto lo vale. Mi afecto amiga.